Blue Nature  
Birding and nature tours

Canencia, puerto y pinares

Precio*

Horario**

Fecha**

28€ por persona

Inicio 08.00 · Fin 14.30 aprox

Domingo 16 de mayo

Qué incluye

Qué no incluye

Especies posibles

- Transporte en furgoneta
- Medidas prevención COVID
- Servicio de guía ornitológico
- Seguro de viaje
- IVA.

- Comidas
- Bebidas

Águila calzada, buitre leonado, herrerillo capuchino, carbonero garrapinos, alondra totovía, reyezuelo listado, curruca zarcera, collalba gris, escribano montesino, alcaudón común, etc

* Grupos reducidos: de 3 a 7 participantes.
** Puede sufrir modificaciones

Entre pinares y arbustos

La ruta comienza a más de 1.500 metros. Por encima de esta altitud, las condiciones climáticas cambian y en ocasiones se vuelven hostiles. Sin embargo, la duración de los días, el aumento de la temperatura y las lluvias de las semanas previas trasforman las laderas de la Sierra de Guadarrama en un edén. 

El cantueso ha florecido en un mar de desgarradoras rocas graníticas. Entre las grietas se acumula el agua y los recursos quedan disponibles para quienes lo requieran. Así nos recibe el bosque, con una alfombra de color para dar la bienvenida a la vida.

Hembra de pico picapinos

Macho de alcaudón dorsirrojo

Los enormes pinos albares de hasta 30 metros de altura oscurecen el camino y nos recuerdan nuestra escala. Entre su vieja madera, los tambores suenan. Los carpinteros trabajan la madera y los trepadores rebuscan en sus castigadas cortezas. Es el hogar del pico picapinos, que marca los límites de su territorio desde su rama favorita. Los agateadores europeos resuenan en el eco del bosque, uniéndose a la melodía de un travieso riachuelo. En sus aguas se refleja el azul, pero no el del cielo, sino el de un trepador que recoge barro para tapar su nido, situado en un viejo hueco tallado por un carpintero. 

El objetivo principal es atravesar este sendero de vida a través del pinar para alcanzar el nuevo piso bioclimático, el piornal. Allí buscaremos a los recién llegados alcaudones dorsirrojos y disfrutaremos de la diversidad de ambos ambientes. Desde las rocosas praderas donde corre el agua y vuelan las mariposas nacaradas, pasando por los bosques de verderones serranos y llegando al collado donde las currucas zarceras cantan sobre los piornos florecidos.

A lo largo del itinerario el bosque abre claros y se dejan ver los rosales silvestres donde el chochín habrá construido su “cueva” de troglodita a base de musgo y paciencia. Durante la subida las currucas capirotadas pondrán la nota alegre, mientras los piquituertos tratan de abrir las piñas con su evolucionado pico multiusos. Al llegar arriba un manto amarillo cubre el collado, es el piorno en flor.

Arriba la silueta de los buitres leonado y negro destaca en el cielo. Encima de algunos piornos se escucha el canto de las currucas. La rabilarga y la zarcera toman protagonismo en este paraje, aunque sin duda las estrellas son los alcaudones dorsirrojos volando de un lado para otro, siempre atareados con su nido.

Verderón serrano

Mayo es sin duda el mes para empaparnos de la montaña. Las temperaturas agradables, la primavera tardía y el enverdecido paisaje serán los principales responsables de que nuestra visita a este rincón del valle de Bustarviejo, sea inolvidable.

Detalles y recomendaciones

- Calzado y ropa apropiados para la época. 
- Material óptico (telescopio muy recomendable)
- Llevar agua y algo de comer. 
- Consultar la meteorología. 
- Punto de encuentro:  tras realizar la reserva.
- Las reservas deben hacerse al menos con 7 días de antelación.

Curruca zarcera

Si tienes cualquier duda o consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 
Contactaremos contigo tan pronto como sea posible